Exhorta a Latinoamérica a confrontar a Hezbollah y otros grupos terroristas

Firma la petición para que la OEA y sus Estados miembros actúen

Image of the aftermath of the AMIA attack

Un cuarto de siglo después de que Hezbollah e Irán asesinaran en Buenos Aires a 85 personas en la sede de la AMIA , institución central de la comunidad judía argentina, el terrorismo islamista se mantiene como una amenaza patent en América Latina.

"Irán y la organización terrorista Hezbollah, tienen una base sólida de operaciones en América del Sur en alianza con el régimen de Maduro", advirtió Luis Almagro, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

La falta de una estrategia coordinada para contrarrestar a Hezbollah y a otros grupos terroristas que operan libremente en la región pone en peligro atodos los ciudadanos de las Américas, especialmente a sus comunidades judías.

Firma la petición del AJC instando a la Organización de los Estados Americanos (OEA) y a sus estados miembros a fortalecer la lucha contra el terrorismo.

Su Excelencia Luis Almagro
Secretario General
Organización de Estados Americanos (OEA)
Washington, D.C.

Estimado Secretario General Almagro:

Le estamos escribiendo para instar a la OEA y a sus estados miembros a adoptar medidas más efectivas para combatir al terrorismo.

Un cuarto de siglo después de que Hezbollah e Irán asesinaran a 85 personas en la sede de Buenos Aires de AMIA, corazón institucional de la comunidad judía argentina, y 27 años después de que los agentes de Hezbollah explotaran la embajada de Israel en la misma ciudad masacrando a 29 individuos, la amenaza del terrorismo islamista se mantiene como una amenaza patente en América Latina. Estas atrocidades transmitieron un mensaje claro que sigue siendo inquietantemente actual: América Latina no es inmune al terrorismo islamista.

Sin embargo, a pesar de las pruebas contundentes que señalan la responsabilidad de Hezbollah e Irán, ni un solo sospechoso ha sido llevado ante la justicia, ningún país en la región ha designado a Hezbollah como una organización terrorista y algunas naciones continúan manteniendo estrechos vínculos con Teherán. Según los informes compartidos por Interpol y las fuerzas de seguridad en todo el hemisferio occidental, Hezbollah está involucrado en el lavado de dinero que financia actividades terroristas y construye vínculos con los cárteles de la droga y los sindicatos del crimen organizado. Además, las embajadas venezolanas en el Medio Oriente han sido acusadas de emitir pasaportes a los agentes de Hezbollah e Irán, lo cual les facilita moverse libremente en América del Sur.

Han habido algunos esfuerzos colectivos encomiables para prevenir nuevos ataques, pero son insuficientes. La zona de las Triple Frontera entre Paraguay, Brasil y Argentina; la ciudad de Iquique en Chile; Maicao en Colombia; Isla Margarita en Venezuela; y Trinidad y Tobago son ejemplos de áreas que son difíciles de monitorear y donde los grupos terroristas han establecido sus bases.

Basándonos en su propio reconocimiento sobre esta amenaza regional, instamos a la OEA y sus Estados miembros a:

1) aprobar e implementar una legislación actualizada que identifique el terrorismo global, incluido el terrorismo islamista, como una amenaza específica;

2) emitir una lista de grupos terroristas, que incluyeaa Hezbollah y a otras organizaciones similares, para que la lucha contra sus acciones criminales sea más efectiva;

3) optimizar la coordinación entre las agencias de seguridad e inteligencia regionales e internacionales y asignar más recursos para prevenir y combatir a estos grupos terroristas y sus redes de apoyo.

Estos objetivos se alinean con las numerosas declaraciones y resoluciones aprobadas por los estados miembros de la OEA que se centran en la lucha coordinada contra el terrorismo en las Américas.

Sinceramente,