Firma la petición: apoya a la comunidad judía de Chile

Suma tu nombre y actúa

Únete al AJC en solidaridad con los judíos de Chile. Chile alberga a la diáspora palestina más numerosa fuera del Medio Oriente, y muchos de sus activistas promueven una agresiva agenda en contra de Israel que bordea el antisemitismo. Mientras los judíos son el blanco directo, la democracia chilena en su conjunto está siendo amenazada.

Firma la petición del AJC urgiendo al presidente de Chile para que actúe:

Su Excelencia, Sebastián Piñera
Presidente de Chile
Palacio de la Moneda
Santiago de Chile

Estimado presidente Piñera:

Le escribo para expresar mi profunda preocupación por la situación que vive la comunidad judía de Chile, misma que ha sido el blanco de repetidos ataques en relación con el conflicto israelí-palestino.

Bajo el lema de la solidaridad con el pueblo palestino, el derecho de los judíos chilenos a expresar su apoyo a Israel está siendo crecientemente cuestionado e incluso denegado. Aún cuando la vida judía en el país continúa floreciendo, los riesgos de articular posiciones proisraelíes en el ámbito público son evidentes.

Durante décadas, la comunidad palestina más numerosa fuera del Medio Oriente y la significativamente más pequeña, pero activa, comunidad judía vivieron lado a lado en armonía. Sin embargo, la identificación de los ciudadanos chilenos judíos con Israel ha sido fuente de intensificada hostilidad en los últimos años -pese a las llamadas de atención por parte de la comunidad judía y organizaciones como el AJC.

La convivencia intercomunitaria está siendo desafiada a diario en detrimento de ambas colectividades y de Chile en general, cuyo tejido social se ve afectado. Es común toparse con artículos en la prensa nacional llamando a la desaparición de Israel como precondición para lograr las aspiraciones nacionales palestinas. En los campus universitarios, los estudiantes judíos son hostigados por presentarse a cargos electivos dadas sus simpatías sionistas. Con un legado histórico que ha puesto el respeto por los derechos humanos y la coexistencia como valores centrales, Chile ha honrado los derechos de sus diversas comunidades de expresar sus conexiones con patrias ancestrales a la vez de sentirse parte integral de la sociedad. Los esfuerzos recientes de deslegitimar y demonizar a los chilenos que apoyan a Israel -ataques que sólo pueden ser interpretados como antisemitas- son contrarios a la tradición nacional y deben ser denunciados.

Sr. Presidente, le pido que exprese claramente y de manera unívoca el mensaje de que en Chile no hay lugar para el discurso de odio o los llamados a la violencia, ya sea en el parlamento, las universidades o los medios de comunicación.

Cordialmente,